Katy, la gata asesina (Capitulo 5: Avanzando por los pasillos)

Buenas! Ahora que por fin he terminado mis exámenes tendré un tiempo de tranquilidad para escribir y dibujar, y dado que hoy tenía un rato libre escribí una capitulo más de Katy, no me ha costado mucho tiempo jeje hoy tenía inspiración al parecer.... Bueno no os doy la lata más y os dejo con el...

Capitulo 5: Avanzando por los pasillos
 
Dāku se asomo por la puerta del pasillo, no había nadie y él pensó: “Si lo que me han dicho es cierto. La buscan a ella, entonces deben estar reunidos en un sitio muy grande con todos los alumnos buscándola entre ellos, pero será mejor que me asegure…” Se giro hacía ella.
-Espera aquí un momento, y escóndete.
-¿Qué?  ¿A dónde vas?
-No te importa… además ahora vuelvo. –dicho esto se fue, tan rápido que parecía casi como si hubiera desaparecido.
Katy se dio la vuelta y se encontró con los cadáveres, había que hacer algo con ellos, entonces se le ocurrió dejaros en el hueco  que había debajo de la estantería que estaba en al lado del armario, le daba mucho asco tocarlos, pero no le quedó más remedio que hacerlo, los movió difícilmente, la estantería era tan larga como dos personas y en el hueco había espacio para una persona, así que con un poco de dificultad lo colocó allí. Cuando se dio la vuelta, Dāku la observaba.
-¿Qué?
-Nada, solo que veo que tienes buenas ideas y todo. –aunque parecía una burla su tono de voz no lo reflejaba, Katy se estaba empezando a acostumbrar a aquella voz que la desagradaba y agradaba a la vez.
-¿Algo más?
-¿Cuál es el sitio más grande de este instituto? –Dāku no se había encontrado a nadie por los pasillos del instituto por lo que su teoría era cierta.
-¿Eh? –Katy lo pensó durante un segundo. –El polideportivo.
-Llévame hasta allí.
-¿Para qué?  ¿A dónde has ido?
-Mira que eres molesta y preguntona… -su voz seguía siendo fría aunque se estuviera quejando.
-Responde
-He ido a comprobar si quedaba alguien dentro del instituto solo he mirado dentro de este edificio, no he salido al patio ni nada, no me he encontrado a nadie, así que se los habrán llevado a algún lugar del instituto…
-Ya veo… también podrían estar en el patio ¿no?
-Probablemente, pero creo que lo mejor para retener a un montón de alumnos y evitar ser descubiertos es un sitio cerrado.
-Puede ser… -Katy se sorprendió había recorrido todo el edificio muy rápido, era muy ágil, fuerte e inteligente, ¿esto era lo que es ser un asesino? Se preguntaba Katy, y sin darse cuenta ese chico la empezó a fascinar, aunque había muchas cosas que no le gustaban de él.
-Vamos.
Dāku comenzó a andar y Katy lo siguió muy de cerca, no sabía porque pero se sentía muy segura a su lado, su miedo se había transformado en respeto, aunque todavía no se fiaba del todo, era muy peligroso, y no sabía nada de la persona que le había mandado a buscarla. Llegaron rápidamente a la puerta que llevaba al patio, era muy grande y de cristal, los dos se pegaron a la pared que estaba al lado. Dāku echo un vistazo a través de la puerta,  al otro lado había dos hombres, ambos cayados y firmes. “seguramente atentos a cualquier ruido” pensó Dāku.
Katy iba a preguntar qué pasaba,  pero Dāku la cayó antes que pudiera pronunciar una sola letra, le hizo un gesto para que guardase silenció. Metió la mano en el bolsillo de su pantalón y saco una hoja doblada y un bolígrafo. Se apoyo en la pared y escribió algo en la hoja, se la paso a Katy, ella leyó: “Hay dos hombres en la puerta, será mejor que guardes silencio”
-“¿Y qué hacemos?” –escribió ella y se la mostro.
-“Lo mejor es darnos la vuelta”-Katy lo leyó y se puso mala cara.
-“¡¡NO!!” –escribió cabreada.
-“No creo que le hagan nada a esos chicos”
-“¿Por qué estas tan seguro?” –Katy estaba extraña, tenía la sensación de que había algo que le ocultaba, antes de que el cogiera la hoja, la retiro y escribió en ella. –“¿Qué es lo que sabes y no me has dicho? ¿Por qué están aquí? ¿Lo sabes?”
Dāku la miro fijamente, y ella se asustó, no sabía que pasaba, entonces cogió repentinamente la hoja y escribió: “No te tengo porque responderte, pero lo mejor será que nos vayamos de aquí”
Katy negó con la cabeza, y Dāku suspiro y se resigno, no le quedaba otra que echar ese vistazo, la verdad es que el mismo quería ver, una organización tan grande y poderosa como esta, en busca de esta misteriosa chica gato, todo era muy raro, ella era muy inútil en el combate lo único destacable de ella eran esas orejas, quería averiguar por si tenía que estar prevenido en el futuro… Eso sí no pensaba responder a las preguntas de ella… Bastante con lo que le había dicho ya…
Dāku asintió y le hizo señas a Katy para que se escondiera en la esquina que formaba el pasillo, era hora de actuar y ella le molestaba… su mente nunca pensó lo que iba a pasar aquel día, ni que su futuro fuera de la manera que iba a ser… pero se dice eso de que el destino es caprichoso, y para Dāku seguramente el conocer a Katy hará que su destino sea mejor, aunque tenga que pasar por cosas no muy agradables…

Espero que os haya gustado 

Wound Hope (Prólogo)

Buenas os presento mi nueva historia, Wound Hope, espero que os guste la historia va de una chica normal, Saira, a la que la vida no La trata muy bien, bueno os dejo el prólogo, que es básicamente algo que ella escribe en su cuaderno... Bueno me callo y aquí os lo lo dejo...

Si pudiera expresar este mundo con una palabra no se cual sería, hay tantas y con tantos sinónimos… pero si tuviera que expresar  lo que siento por este mundo con una palabra sería “odio” porque yo odio este mundo, odio a las personas y sus deseos egoístas, dañan a la gente de su alrededor con tal de satisfacerlos, la mayoría no se da cuenta de las consecuencias de sus actos, lo que producen en los demás, por eso no me fio de nadie… esa es una de las razones por las que estoy sola, la verdad eso no me importa nunca me han tratado bien, dicen que soy muy “rara”… la verdad antes me esforzaba por intentar sonreír y ser amable, pero debido a mi timidez nunca me he atrevido a ir a hablar con nadie, y si lo hiciera ahora ser burlarían de mí, eso le pasa a una chica de mi clase, ella no lo sabe pero sus “amigas” se ríen de ella a sus espaldas, yo lo veo y el resto también, pero se callan, total yo se lo intente decir y no me hizo ni caso y se río de mí, porque se burla de mí con ellas , lo sé, todos lo hacen, pero a mí me da igual… me da igual ellos y sus estúpidas vidas… cosas como estas me han llevado a ser una antisocial y un marginada, y no me va mal, en mi clase o eres falso o marginado, prefiero ser lo segundo…  aunque por un lado me gustaría tener amigos, y todavía tengo una pequeña esperanza de tenerlos, pero una cosa se, aquí, no los voy a conseguir o no al menos unos que sean verdaderos, y no esas falsas amistades de los de mi clase… Pero ellos no saben que yo soy…
 
Bueno esto es todo por ahora, espero que os guste 

Catam, The Beast of Thunderbolt (Capitulo 1)

Bueno esta es una historia de la que todavía no había escrito nada, espero que os guste, me ha costado un poco... he tenido que consultar con mi profe de japonés para consultar algunas cosas ya que como la chica es japonesa y tal... Bueno no me enrollo, aquí os lo dejo...
El timbre sonó, con ese molesto ruido, pero todos en la clase se alegraban de oírlo, y sobre todo porque era última hora e indicaba que se podrían ir a casa y encima era viernes, todo el mundo soltaba frases en “¡A casa por fin!” “Ya era hora de que acabará” o “Pues esta tarde voy a…” Una chica rubia de ojos claros recogía sus cosas y las guardaba en su cartera, por detrás de ella vinieron otra pelirroja con las puntas rosas y ojos oscuros y otra morena de ojos verdes…
-¡Vamos Hikari! ¡Ya es viernes! –soltó la pelirroja alegre.
-Ya estoy, Nea – dijo guardando su último libro en la cartera.
Hikari era medio japonesa y medio italiana, su madre era japonesa y se llamaba Akiko Rakurai y su padre era italiano, aunque no tuviera los ojos rasgados como su madre su voz sí que sonaba como la de un japonés, ella de aspecto se parecía más a su padre Teo Ventesta, de hecho era su viva imagen en chica, había vivido en Japón, hace un par de meses se habían mudado a su actual casa en City Line, una gran casa a las afueras de la cuidad, lo que se podían permitir con el trabajo de pintor de su padre y la clases de japonés que daba su madre, le había costado acostumbrarse, lo que peor llevaba es que la llamaran por su nombre de pila de buenas a primeras, no le gustaba mucho pero se acostumbraba poco a poco, aún así sus compañeros la llamaban por su apellido, a las únicas que podían llamarle por su nombre, eran sus amigas las que ahora estaban a su lado, la pelirroja era Nealine Buster, a la que llamaba simplemente Nea, y la otra Maika Wolves ambas habían nacido en  City Line. Aunque al principio ella y Maika no habían tenido una buena relación debido al carácter de ambas ahora se llevaban muy bien…
-Vamos a ir esta tarde al centro, ¿podrás venir Hikari? –pregunto Maika
-Claro.
-Vamos de compras y a dar una vuelta a ver si con suerte vemos uno de los monstruos de esos que han aparecido por la cuidad. –dijo Nea emocionada.
-Tu lo que quieres es ver a esa bestia… -dijo Maika.
-¿A esa bestia tan famosa que resuelve los conflictos? –pregunto Hikari con curiosidad.
-“The Beast of Thunderbolt” –dijo Nea emocionada. –Es una enorme bestia que domina el rayo, como su nombre indica, dicen que en realidad es una persona que se transforma en bestia que gente, ha visto una figura humana transformarse en bestia, dicen que es un chico de nuestra edad.
-Sí que estas enterada, Nea. –dijo Hikari con una risa.
-Lo amas Nea, estás obsesionada con él, y más desde que sabes que es un chico.
-¡No es eso! –Dijo Nea indignada.- Lo que pasa es que me mola eso… pero si fuera un chico que está muy bueno, sin duda me enamoraría de él. –lo último lo dijo con un tono pícaro.
-Lo que yo había dicho. –soltó Maika con un suspiro.
Las tres chicas siguieron hablando y riendo hasta llegar a la puerta del instituto, cuando estaban allí un coche las pitó, las tres se giraron era el padre de Hikari, Teo Ventesta, las saludaba con la mano.
Bueno chicas me voy. –dijo Hikari despidiéndose y echando a correr hacia el coche de su padre, cuando llegó, él la saludo con una sonrisa.
-Hola, pequeña que tal las clases. –dijo Teo desde el coche, era un Lancia Delta rojo, Hikari se subió al coche por la puerta del acompañante.
-Muy bien, otousan –así era como llamaba Hikari a su padre, eso significaba padre en Japonés. – Por cierto ¿esta tarde puedo ir al centro con Nea y Maika?
-Claro –dijo Teo sonriendo.
El coche arrancó en dirección a la casa de los Rakurai,  arranco y mientras Teo conducía, hablaba con su hija, Hikari estaba feliz contándole a su padre como sería su tarde lo que habían decidido hacer por dónde irían, también le contaba el amor platónico de Nea hacia “The Beast of Thunderbolt”
-Yo ya había oído cosas de esas… ¿quieres que te las cuente? – aparte de pintor su padre trabajaba en su tiempo libre como reportero y por lo tanto sabía cosas.
-Nea, me gruñirá si pierdo la oportunidad de conseguir información –su  tono era en plan vacilón y soltó un pequeña risa.
-Pues, por los testimonios que hemos oído, es una enorme bestia de aspecto minino, puede manipular el rayo, pero otras veces, dicen que han visto como una figura humana exactamente de un chico de tu edad, transformaba su brazo en una garra, eso nadie lo sabe, lo vamos a sacar en un especial, así que solo se lo dice a Nea y a Maika, a nadie más…
-Ya veo, así que lo que decía Nea era cierto… -dijo Hikari pensativa.
-¿Qué dijo?
-Dijo que según había oído decían que habían visto a la vestía transformarse en un silueta humana o algo así
-¿De dónde ha sacado eso? –pregunto Teo serio.
-No sé, nunca revela sus contactos…
Teo se quedo un poco serio, Hikari decidió volver al tema de sus planes para esta tarde, y al parecer su padre se relajo, Hikari estaba feliz por la tarde que iba a pasar… pero lo que no sabía es que esa tarde iba a ser muy distinta de lo que planeaba, esa tarde marcaría una nueva etapa de su vida….
 
Bueno espero que os haya gustado 

Katy, la gata asesina (Capítulo 4: Vendrás conmigo sí o sí)

Pufff... ya el capítulo 4 nunca le pensé que le cogería tanta afición a esta historia jaja La verdad es que yo tengo ganas de ver lo que pasa (aunque eso ya lo...) Bueno pronto volveré a subir dibujos a la galería de momento no he podido, pero prometo que pronto tendreis un nuevo, bueno os dejo con el capítulo....
Dāku le quito la mano de la boca, y Katy se quedo mirándole asustada, paralizada y temblando de miedo…
-Vámonos –dijo con esa voz fría y sin vida, se levanto y se quedó esperando a que Katy se levantará. –Levántate.
-No, y no quiero ir contigo.
-No es cuestión de que quieras, vas a venir conmigo sí o sí.
-No, no quiero.
Dāku la cogió del cuello de la camiseta y la levanto, cuando apoyó los pies en el suelo, la soltó, ella empezó a andar lentamente hacia atrás, Dāku rápidamente la agarró el brazo, ella intento soltarse pero no lo conseguía, él era más fuerte porque por mucho que Katy intenta soltarse su brazo seguía firme y no se movía…
-¡Suéltame! – la dijo Katy, retorciéndose e intentando soltarse, pero no lo  conseguía.
-Te lo he dicho, vas a venir conmigo sí o sí…
-Tú no lo entiendes, ¿verdad?
-Que debo entender, ¿qué soy un asesino y no quieres venir conmigo? Si te voy a salvar. –sus palabras eran frías, solo se notaba la entonación de la pregunta…
-Aparte de eso… -Katy miro hacia abajo triste. – Estoy preocupada por alguien…
-“Sentimentalismos inútiles” –aquellas palabras las había pronunciado con odio, es la primera vez que sus palabras no eran frías y sin vida… pero aquellas palabras llenas de odio asustaron a Katy. -¿Por qué me miras así? –seguía habiendo odio  en sus palabras- Si, odio los sentimientos, por si no te habías dado cuenta…
Katy le seguía mirando asustada y no se atrevía a hablar… pero encontró un poco de valor y dijo:
 -¿A qué… se debe ese odio?
-¿Hacía los sentimientos? –Katy asintió. –A que no sirven para nada, solo hace que arriesgues la vida inútilmente y te impide matar a alguien… - el odio llenaba todas esas palabras. –Pero basta de tonterías, vámonos… -sus palabras volvían a ser frías.
-¿Tú… no quieres… sentir nada? –dijo Katy asustada.
-No. –sus palabras seguían siendo frías.
-¿Y… no… no tienes amigos?
-No, no los necesito, ya tengo todo lo necesito, además te pueden traicionas, por eso no me fio de nadie…
-Existen los amigos de verdad, ¿sabes?
-Eso dicen, pues yo no conozco a ninguno… una de mis reglas es: “Nunca te fíes de nadie, todo el mundo puede traicionarte, no existe nadie que no pueda”
-Eso es muy triste… -Katy se deprimió.
-No veo el porqué, que no tenga amigos no significa nada, ya te he dicho que tengo todo lo que necesito… así que vamos.
-¿Podrías hacerme un favor?-Katy le miro fijamente con cara de pena.
-Esa cara no te va ayudar a convencerme, pero dime de todas maneras… - su tono sonaba frío y neutral, directamente no se podía notar ninguna emoción en esas palabras.
-Te propongo algo, yo estoy preocupada por una amiga y quiero ver como está, ayúdame e iré contigo sin poner resistencia.
-No es problema para mi aunque te resista te llevaré igualmente, y para ahorra problemas te puedo dejar inconsciente y llevarte.
Katy dudaba no sabía que podía hacer para que cediera, ella estaba preocupada por su amiga Nana y quería saber como estaba, la preocupación la podía. Se puso de rodillas.
-¡Por favor! Te lo ruego, solo quiero ver como esta solo echar un vistazo…
-No, eso no entraba en el trato…
-Dices que no entraba en el trato…
-No, no entraba y el dinero que nos dieron solo era para sacarte de aquí.
-Y si te doy más… ¿me ayudarías?
-¿Cómo puedo asegurarme de que me lo darás?
-Tendrás que fiarte…
Dāku pensó un momento: “el viejo me gruñirá si desperdició una oportunidad de recaudar de dinero para el gremio, me caerá un buena, y además no creo que por ir a mirar vaya a pasar nada”
-Está bien, chica gato.
-¡Gracias! – se levanto rápido del suelo. -Vamos a echar un vistazo y ya, te lo prometo y después iré contigo. –pero de repente vio a Alex en el suelo e inconsciente. -¿Qué hacemos con él?
Dāku empezó a andar hacia la puerta y dijo fríamente:
-Nada.
-¿Cómo que nada? ¡No podemos dejarlo ahí! – le dijo alterada.
-Tú no podrás yo sí que puedo perfectamente.
-Por favor, al menos mételo en el armario para que no lo vean.
-Mira que eres molesta, chica gato. –se dio la vuelta e hizo lo que le había dicho, se giro hacía ella. – Contenta, chica gato.
-Sí. –Dijo sonriendo.- ¡Ah! Y una cosa me llamo Katy.
-Me da igual como te llames.
Eso a Katy le molestó un poco pero aún así continuo sonriendo.
-Es para que no me llames “chica gato”
-¿Y qué más da como te llame?
Eso le volvió a molestar a Katy, pero eso no hizo que se alterara, si no que se puso seria y dijo.
-Vámonos… 

Páginas


Subscribe to RSS - Entradas de blog de EMP-Ray en Dibujando