Los Guerreros De La Luz (Capitulo 1)

Pues echando un vistazo por la página, vi que hacía un tiempo que había publicado el último capítulo de la Historia de Raúl, y como me aburría he ido a escribir un ratito mi historia, y al abrirla pensé que como hacía mucho que no publicaba nada, no estaría mal hacerlo, así que... aviso es un capítulo que cuenta un poco la rutina de los príncipes, bueno aquí lo dejo...
 Capitulo 1: Presentaciones “A Otra Parte”
 
En el Reino de la Electricidad. Shaila estaba durmiendo, cuando su precioso y blanco gato Bola entro a la habitación, se acercó a su cama y saltó sobre ella, le puso la pata en la nariz y… Shaila se levanto de golpe, Bola  dio un salto atrás para que no lo lanzará por los aires con el brusco movimiento. Entonces Shaila enfada y medio dormida preguntó a Bola:
-¿Qué haces, no ves que estoy durmiendo?
-Tranquila Shaila, es que tu madre me ha mandado despertarte. -contestó Bola un poco asustado.
-Oye Bola, no te des muchos aires de jefe que solo tienes dos años y aquí solo llevas uno. -refunfuño Shaila.
-Ya lo sé, pero, un año de mi vida no es igual que un año de la tuya.
-¿Por? -dijo Shaila un poco extrañada.
-Yo solo vivo dieciséis años más o menos.
-Da igual, gracias por la lección, sabes de qué tengo ganas ahora- dijo Shaila contenta.
-No es muy difícil saberlo, tienes ganas de comer. -dijo Bola vacilando.
-Correcto, me voy a desayunar. -dijo Shaila saliendo de la habitación.
-¡Shaila, espera! -gritó Bola, y como no venía, gritó a pleno pulmón.-¡¡Shaila!!
-¿Qué? -dijo entrando a la habitación.
-Deberías hacer la cama, Shaila.
-Luego que ahora tengo hambre.
-Que más te da hacerla ahora que hacerla después.
-No, que más te a ti, es mi cama, la haré cuando quiera como si la quiero hacer por la tarde.
-No la harás, estas esperando a que la haga tu madre mientras desayunas.
-Mentira, la haré yo. -dijo  Shaila indignada, al ver que había descubierto sus intenciones
-Vale… -dijo Bola sonriendo maliciosamente y gritó. -¡Eh Eleictria, dice Shaila que ella hará la cama!
-¡Me parece muy bien! - gritó Lorena la madre de Shaila, desde la cocina.
-¿Pero qué haces? - preguntó indignada.
-Asegurarme, de que cumples tu promesa.
-Vamos date prisa, que te quedas sin desayunar. -dijo Shaila enfada saliendo de la habitación corriendo.
-Ya voy, pesada, que quiero verte cumplir tu promesa.
-¡Te vas a quedar sin esa comida sabor a salmón! –gritó Shaila desde el pasillo.
-Eso sí que no. - dijo Bola bajando de la cama y echando a correr como un loco.
 
En ese momento, en el Reino del Agua, Raúl y su hermana Naia se estaban despertando. Raúl se levantó y fue a despertar a su hermana, se acercaba lentamente, cuando de repente… entró su perro Husky (un Husky Siberiano) se lanzó encima de Raúl tirándolo al suelo. Entonces Naia se despertó y dijo enfadada:
-¡Me queréis dejar dormir!
-Me parece que alguien se ha levantado con malas pulgas. - dijo Raúl con un tono vacilón.
-Ya te digo Raúl, hay que ver como se enfada.
-Oye Husky, te podrías quitar de encima.
-¡Claro que sí! -dijo Husky levantándose de encima de Raúl.
-Bueno chicos, es hora de desayunar -dijo Naia levantándose de la cama.
-Correcto -dijo Raúl y se giró hacia Husky y preguntó -Husky ¿Qué hay para desayunar?
-No sé, porque no lo comprobamos.
-A mi me parece buena idea. -dijo Naia contenta.
-A mi también.
-¿Pues qué hacemos aquí parados? -pregunto Husky.
-Eso es lo que me preguntaba, ¿A que tú también te lo preguntabas, hermana?
-Si te digo la verdad, es que no hermano, yo me preguntaba como os aguanto.
-¡Claro ya se, Husky! es que las chicas piensan diferente.
-Pues sí, se acaba de demostrar como son de raritas.
-Pues la que se lo pregunta ahora soy yo. -dijo Naia enfadada y saliendo de la habitación dijo. -¡No os quedéis ahí parados!
-Perdóneme, alteza. -dijo Raúl vacilando, haciendo una reverencia, y saliendo de la habitación.
-Ya veremos si te perdono. –dijo Naia cuando Raúl estaba en la puerta.
-Hay que ver, que dos. -dijo Husky y echo a correr detrás de ellos.
 
Mientras, en el Reino de la Planta, Dahlia estaba intentando despertar a su hermano Rubén, pero no lo conseguía, así que gritó bajito:
-¡Lula!
Entonces por la puerta entro una conejita muy mona que le contesto:
-Que quieres, Dahlia.
-Me ayudarías a despertar a mi hermano.
-Claro, que tengo que hacer.
-Es muy fácil tienes que… - le susurró a Lula.
-A vale, pero, flojito.
-Sí, no le vayas a hacer daño.
Lula se subió a la cama de Rubén se acercó a su mano derecha, le mordió el dedo gordo y…
-¡¡Aaah!! –grito Rubén de dolor, llevándose el dedo a la boca.
-Je, je, buenos días, espero que Lula no te haya hecho daño.
Rubén le enseña el dedo con un corte por el mordisco de Lula y le dice enfadado:
-Mira que gracia.
-Lo siento - dijo triste se dio la vuelta en dirección a Lula y le dijo enfadada: -Lula te dije que le mordieras flojo.
-Lo siento -dijo bajando la cabecita deprimida.
-Lula, tú no tienes la culpa, la culpa es de mi hermana.
-¡Mía! ¿¡Por qué!?-gritó Dahlia.
-Si tuya, seguro que tu le dijiste que lo hiciera.
-Si… pero le dije que lo hiciera flojito.
-Eso es cierto no es culpa de Dahlia, es mía Rubén se me fue el diente.
-No Lula, es mi culpa –se giró hacia Rubén - lo siento hermano.
-No, no le he mordido flojo por lo de ayer.
-Pues al final esculpa mía, je, je.- dice Rubén vacilando.
Dahlia no dijo nada y se quedó mirando fijamente a su hermano, que se empezó a sentir incómodo y Dahlia dijo seria:
-…hermano.
-¿Qué?
-Je je, mira que eres. -dijo Dahlia contenta.
-Uf… vamos a desayunar. –dijo Rubén aliviado
 
En esos momentos, en el Reino del Fuego, Rodrigo se estaba despertando y entonces se abrió la puerta lentamente, Rodrigo se asustó y apareció una bola de pelo gris muy pequeña era… su hámster Manchón, un hámster ruso, Rodrigo suspiro y dijo aliviado:
-Que susto, Manchón.
-Lo siento, tu madre me ha mandado despertaros. -dijo Manchón acercándose a la cama de Rodrigo.
-No pasa nada, Manchón.
De repente algo empezó a moverse en la cama de al lado y de las sabanas salió… Mireia.
-¡Aaah, un monstruo! A no si es mi hermana que se acaba de despertar.
-Ja, ja, ja, muy gracioso hermano.
-Lo sé, soy muy gracioso.
-Claro, como lo sabes todo. -dijo Mireia vacilando.
-No lo sé todo, pero, más que tú se. –dijo señalándola.
-Grr…- gruño Mireia enfadada- Mm…vale si eres tan listo… -dijo pensativa y con una sonrisa maliciosa.
-¿Qué?
-¿Qué hay para desayunar?
-Mm… tostadas.
-¡Mamá! -chilló Mireia.
-¿Qué?
-¿Qué hay para desayunar?
-¡Tostadas!
-¡Toma! ¿Decías?
-Ha sido una casualidad. –dijo Mireia cabreada.
-¡Mamá! -gritó Rodrigo.
-¿Qué?
-¡Con mermelada de… melocotón!
-¡Sí, Rodrigo, la de fresa se ha acabado! ¿Cómo lo sabías la he sacado esta mañana del armario alto?
-Otra casualidad.
-Piensa un color.
-Vale…ya.
-Mm…amarillo.
-Correcto.
-Soy adivino.
-No eres adivino, eres…
-Si…
-Eres tan listo que lo adivinaste con la lógica. –dijo Mireia con desgana como si la obligaran.
-Lo sé, lo hice a posta. –dijo Rodrigo con aires de superioridad y cruzando los brazos
-Y yo también. –dijo Mireia sonriendo maliciosamente
-¿Tú también qué? –dijo Rodrigo extrañado aunque intuía la respuesta. 
-Sabía que lo hacías a posta, así que te lo dije por hacerte un favor, je, je, que buena actriz soy. –dijo con aires de superioridad levantándose de la cama y saliendo de la habitación.
Rodrigo se levantó de la cama y salió enfadado de la habitación, Manchón que iba detrás de él le dijo cuando estaba en la puerta:
-No pasa nada ya se la devolverás.
-Gracias, Manchón.
-Aunque hay que reconocer que va a ser difícil, es buena. –dijo cuando ya se había ido. 
 
Cada uno salió de su palacio y se dirigió a un taxi que estaba en la puerta de cada palacio. Shaila, se montó en un taxi amarillo; Raúl y Naia se montaron en una barca taxi azul; Rubén y Dahlia se montaron en uno ecológico verde; Mireia y Rodrigo se montaron en uno rojo. Sus taxis arrancaron a la vez.
 
En un pequeño claro entre el Reino de la Electricidad y el Reino del Agua. Dahlia y Rubén estaban esperando con su madre, con una cesta verde, a que llegaran los demás, entonces aparecieron, Rodrigo y Mireia corriendo y su madre, que llevaba una cesta roja, detrás andando tranquilamente.
Se saludaron todos.
Entonces aparecieron Shaila y su madre andando, con una cesta amarilla y charlando. Cuando llegaron la madre de Shaila se acerca a saludar a las demás madres.
-Hola, chicas.
-Hola Eleictria, que tal te estábamos esperando. –dijo Ignaira la madre de Rodrigo y Mireia 
-Mira siempre llegas la 3ª, pero si has traído a tu hija Shaila, hola. -dijo Florestra la madre de Dahlia y Rubén.
Todos los príncipes saludaron y se presentaron a Shaila, entonces ella les sonrió ampliamente y dijo:
-Hola, chicos.
-Perdona Shaila. -dijo Dahlia.
-¿Dime?
-¿No te presentas? -dijo Rubén.
- “Presentaciones a otra parte”, es que lo de presentarse… lo veo un poco inútil, ya me conoceréis.
-No tiene mucha lógica no presentarse, pero “Presentaciones a otra parte” mola -dijo Rodrigo
-Por supuesto. -dijo Shaila con aires de grandeza.
-Shaila, ¿verdad? -dijo Mireia.
-Sí, ¿Qué?
-Empecemos a cocernos, ¿eres la princesa de la electricidad?
 -Sí, pero…
-¿Qué?
-¿Como lo has sabido? -dijo Shaila extrañada
-No, lo hemos sabido por tus ojos, tu pelo y el chándal que llevas son amarillos, ese es el color de la electricidad, además si vienes con la reina de la electricidad, y dicen que es tu madre. -dijo Rodrigo
-Ah… es verdad, entonces… vosotros sois los príncipes del fuego, porque tienes el pelo y los ojos rojos y vais con un chándal rojo como él.
-Y nosotros somos los príncipes de las plantas. -dijo Dahlia.
-Por eso, tenemos el pelo y los ojos verdes y llevamos un chándal verde. -dijo Rubén.
-Y esos dos tardones de pelo y ojos azules, y que van con un chándal azul,  que corren como unos locos son Raúl y Naia… -dijo Rodrigo pero Shaila lo interrumpió:
-Lo adivino, los príncipes del agua.
-¡Correcto! -dijeron los cuatro a la vez.
-Ji, ji. -se rió Shaila.
-Hola. -dijo Raúl.
Entonces Shaila salió de detrás de los demás y dijo:
-Hola, soy Shaila, encantada.
Raúl se quedó mirando a Shaila y dijo agotado:
-Hola… soy Raúl y… esa es mi hermana… Naia.
Entonces llegó Naia y le dijo a Shaila:
-Hola soy Naia, encantada.
-Hola, yo Shaila.
- Soy la…
-Lo sé.
-Bueno, pongámonos en marcha. -dijo Aquaia, la madre de Raúl y Naia, que sujetaba una cesta azul.
-¡Sí! -dijeron todos a la vez.
-Por allí. -dijo Eleictria señalando a un sendero muy ancho que atravesaba un bosque situado a su derecha. 
He de decir que para Shaila será su nueva rutina, y he de añadir que en el Mundo de la Luz los animales pueden hablar, pero solo son entendidos por Lúminis y en su defecto Oscuritez, también tiene alas en el interior de su cuerpo, los animales normales de la Tierra solo son entendidos por los príncipes de las Bestias, y también que espero que os guste 

La Historia de Raúl (Capitulo 9: Un horroroso secreto bajo una linda cara y el final)

"Último capitulo de esta historia, espero sinceramente que os haya gustado toda la historia y este último capítulo no os disguste, la gente tiende a fastidiarla en el final y yo no soy una excepción, pero me suelen salir mal por la falta de espacio (¿por qué habrá máximo en las historias para e colegio?) Así que este es el final de la Historia de Raúl pero no pasa nada su historia como Guerrero de la Luz sólo acaba de empezar, seguirá viviendo aventuras en la historia general, esta historia esta dentro del capitulo 3, pensé hacerlo en varios pero como trata de lo mismo todo, pues hice un capitulo divido en 9 partes, y cada parte ocupa como un capitulo normal, es decir, se me alargó demasiado..."
 
-¡¿No me habéis oído?! ¡¿Qué quienes sois?!- chilló nerviosa desde allí.
 Yo me levanté y empecé a andar hacia ella. Husky me llamaba a mi espalda cada vez más alto, yo por mi parte le ignoraba. La chica estaba cada vez más asustada y empezó a temblar y a chillarme:
-¡Lárgate, vete, déjame! ¡¿Qué me vas a hacer?!
Entonces me pare enfrente de ella, le tendí la mano y dije:
-Perdona por mi mala educación, me llamo Raúl Aquaen, soy el príncipe del Agua del Mundo de la Luz, encantado.
La chica se me quedó mirando de arriba abajo, incrédula.
-¿Eres un Lúminis? 
-Exacto.
-¿Y qué hace una lucecilla como tú en este mundo? - me preguntó extrañado
-¡¿Lucecilla?! -comente molesto.
-Bueno es como os llaman los de arriba, pero no ignores mi pregunta, ¿que haces aquí?
-Pues verás… -le hice un breve resumen de todo lo que había pasado. -Y por eso estoy aquí.
-Vaya, hay que tener huevos o ser muy idiota para saltar por un acantilado, que habría pasado si los ángeles esos no hubieran estado.
-Que te aseguro que no estaríamos aquí ni Husky- dije señalándole a mi espalda- ni yo - dije señalándome. 
-Vamos que eres idiota… -dijo como decepcionada.
-No lo soy, mi instinto y mi inteligencia son superiores a pesar de ser un niño, es lo que tiene ser el Guerrero del Agua. -dije con aires de superioridad.
-Tienes que serlo, para haber escapado de los de arriba y sus títeres.
-¿Te refieres a mi tío y a las Sombra o a todos los Oscuritez?
-A todos los Oscuritez dependiendo de la zona estos son los de arriba sur, porque esta al sur del Reino de la Oscuridad.
-Ah… vale ya me queda claro.
-¿Así que tu no eres uno de ellos? - dijo Husky sobresaltándome a mi espalda.
-¿Husky? ¿Te has acercado? - dije contento de verle tan cerca.
-Sí me aburría y quería comprobar una cosa- me dijo serio mirándome, se acercó un poco más hasta quedar delante mío y le dijo a la chica con la misma seriedad: -¡Oye tú! te he hecho una pregunta, así que responde.
-No hace falta que seas tan borde ¿y tengo nombre sabes?
-Que yo sepa, no lo has dicho. -dijo con tono de burla.
-¿Ah, no? Pues me llamo Naturea, que significa naturaleza en el Idioma Antiguo, la verdad, tengo un amigo que se llama como tú te apellidas.
-¿Tienes un amigo que se llama Aquaen? -pregunté sorprendido.
-Sí, pero le llamamos Aqu, y a mi me podéis llamar Natu, como los demás. -dijo sonriente, tenía un sonrisa preciosa y blanca, que me hizo sonreír.
-¡Basta! No evadas la pregunta, ¿qué eres? -estalló Husky cabreado.
-Husky…-dije molesto por su reacción: -No seas borde, que no…
-Tiene razón. -me corto Natu con voz triste y bajó la cabeza. -Yo soy un experimento fallido del laboratorio de los de arriba, por eso tengo este nombre porque este eso es lo  que sus experimentos han causado en mí, como podéis ver a vuestro alrededor. - vi como una lágrima caía por su mejilla, y miré mal Husky el desvió la mirada.
-Pero ese poder es algo bueno, vas creando vida, eso no es malo. -dije para intentar consolarla.
Ella ni se inmuto, seguía igual de deprimida y cabizbaja. Pero de repente soltó una risa sarcástica.
-Ese es el problema. -dijo seria sin levantar la mirada. -¿Te crees que eso les gusta a los de este mundo? -levantó la cabeza y me chilló entre llantos. -¡Los Oscuritez nos odian por eso! ¡Aquí, tienes que ser malo para sobrevivir! ¡No sé como será en tu mundo luminoso, pero la sociedad de aquí es mezquina y cruel, es de lo peor!¡Hacen cualquier cosa por sobrevivir! ¡Y si tienen que echar a una niña rara para tener más que comer y más espacio! ¡LO HACEN!
-Natu… ¿eso es lo que te paso? -le pregunté asombrado, ella me retiró la mirada, me puse serio y dije: -Te echaron de arriba, ¿verdad? Pues no te pierdes mucho mira yo me he tirado por un acantilado por no estar allí. -la intenté animar por eso añadí una pequeña risa y sonreí al final.
-Pero no es lo mismo, tú eres una lucecilla y es normal que lo odies, pero yo he nacido aquí y bueno es mejor estar allí arriba que en este bosque.
-Si la verdad…
-Raúl nos tenemos que ir. - me interrumpió Husky, se acercó a Natu y le dijo: -Lo siento de verás por lo de antes, pero tenemos que volver a nuestro mundo. 
-Entiendo, no pasa nada, espero que volváis a vuestro mundo, os puedo acompañar hasta la nave. -Husky y yo nos miramos y asentimos. 
Nos levantamos todos y nos sacudimos, yo los pantalones y Natu su vestido verde, cuando acabamos ella me pregunto:
-¿Por dónde vamos, lucecilla?
-No me llames lucecilla, me llamo Raúl. -le respondí un poco molesto.
-Vale, “Raúl”, pero ¿por dónde?
-Bueno… -me puse a pensar y me di la vuelta y señalé al acantilado y dije: -Pues si ahí está el acantilado por el que nos hemos caído, - me giré y señales al frente. -Es todo recto por ahí, hasta el final del bosque, según nos han dicho los guardianes.
-Uf… sabes lo lejos que está eso a un día andando, pero estáis de suerte, porque en este bosque hay unas criaturas muy rápidas, son los Avespeed. Y nosotros los hemos domado para que acudan a nuestra llamada. -dicho esto se dio la vuelta hacia los arbustos y empezó a silbar.
De repente de los arbustos salieron tres criaturas parecidas a un avestruz, pero con las patas más gruesas y largas, también tenían más plumas, incuso en la cabeza y de varios colores, uno era azul y blanco, el otro blanco y negro, y el tercero era azul y verde, tenían puestos unas sillas de montar.
-Son estos, pueden volar y correr muy rápido, son aves muy rápidas de ahí su nombre. - se acercó al verde y azul - Este es Natuspeed, que significa "naturaleza veloz",  es el mío particular. -y se montó en él. 
-¡Ja! Vaya nombre, pues yo me cojo este azul y blanco. -me acerque a el pero enseguida se apartó de mí.
-Que pasa lucecilla, te reías del nombre del mío pero ni siquiera puedes acercarte a uno. -dijo Natu con tono de burla y se echo a reír.
-No tiene gracia, dime como domarlo. .le dije un poco molesto.
-Normalmente usaría el método tradicional, es decir encerrándoos hasta que te lleves bien con él, pero como tenemos prisa, te diré que la única manera de ganarse a estas criaturas es a través del estómago. -dijo mientras se acercaba a un árbol, se ponía de pie en la silla de montar y cogía una manzana. - ¡Toma! -y me la lazó, y la cogí al vuelo.
Me puse enfrente de la criatura y le tendí la mano con la fruta, el ave la miro un poco desconfiado, entonces le dí un pequeño mordisco a la manzana para que viera que no pasa nada, entonces se acercó lentamente cuando le volví a ofrecer la manzana, cuando estuvo muy cerca bajo la cabeza y la cogió con el pico, yo la solté y el se la comió, entonces el Avespeed se agachó para que pudiera montarme, y lo hice:
-Bueno solo queda una cosa. -dijo Husky.
-¿Qué queda? -pregunté extrañado.
-Pues... que encontremos la forma de que me pueda subir al pajarraco este sin caerme.
-¡Anda! es verdad como vas poder sujetarte,porque, cuando corra la correa de la silla se te escapará de las patas...- nos pusimos a pensar, entonces Natu cogió otra manzana del árbol, se bajo de Natuspeed, y se acercó a Husky y le dijo: -Sígueme. -se acercaron al ave negra y blanca, Natu le dio la manzana, este se agachó. -Husky, sube. -él le hizo caso y se subió. -Levanta, las patas delanteras. -el se extraño ante lo que le pedía que hiciera pero al final le hizo caso, ella cogió la correa y la alargo lo máximo que pudo y entonces se la enrolló por debajo de las patas, por donde más o menos se encontraría la cintura en una persona, entonces le cogió una pata y le hizo sacar las uñas, y las clavo en la correa: -¿Que te parece?
Me quede alucinando ante lo que había montado en un momento pero por otro lado...
-Sí puede resistir y si se cae o algo lo volvemos a subir pero resistirá.
-¿Como si se cae? Yo no pienso estar cayéndome y golpeándome durante el camino.
-Tranquilo, tu has visto lo que ha montado es muy difícil que te caigas.
-Seguro que no te caes, lo he hecho yo y soy muy buenas para estas cosas.
-Vale, está bien, tendré un poco de confianza.
Entonces Natu se volvió a montar en su Avespeed y nos pusimos en marcha, la verdad, es que esas aves eran casi tan rápidas como un coche, mire para atrás para ver como iba Husky, y vi que iba un poco asustado pero al menos no tenía pinta de que se fuera a caer, pero por si acaso le pregunté:
-¿Qué tal lo llevas?
-Bien de momento voy bien asegurado, las correas, de momento, no parecen que se vayan a romper.
-Tú tranquilo, ya he hecho esto más veces en mi pueblo, es un método infalible.-dijo Natu con mucha calma y luego se empezó a reír.
-Me gustaría ver tu pueblo, ¿como es?
-Pues como una especie de poblado indígena, pero en el que pasan toda clase de cosas raras, como la vegetación que crece rápidamente, como sucede a nuestro paso, chorros de agua que salen del suelo... etcétera, etcétera, ¿y el tuyo?
-Pues en mi reino no pasan esa clases de cosas raras, salvo cuando yo me enfado, y esta divido en cuatro ciudades atravesadas por unos pocos de canales de agua por lo que se puede nadar y navegar, y luego la zona centra está más llena de canales, y las casa son de dos pisos, y todas son azules y blancas.
-¡Que preciosidad! -dijo alucinada en sus ojos se veía un brillo de ilusión.
-¿Te gustaría venir conmigo?
Me mira indecisa, pero en seguida apartó la mira y sonrío sarcásticamente.
-Gustarme me gustaría. -dijo de repente. -Pero no puedo dejar aquí a mi gente. -tenía un tono triste en la voz.
-Pues supongo que cuando crezca, tenga control sobre mi poder y tenga una nave muy grande... tendré que venir a por ti y tu pueblo.
-¿Harías eso? -dijo con tono ilusionado y girando la cabeza para mirarme.
-¡Claro! Te lo prometo, pero cuando eso pase habré pegado el cambio, ¿serás capaz de reconocerme?
-¡Lo haré!
-Yo vendré con él. - dijo Husky poniéndose a nuestro lado.
Los tres reímos, hablamos y nos lo pasamos genial durante el resto del camino a la nave, por fin tras pasar los últimos árboles, vimos la nave era una nave pequeña de las más pequeñas, con cuatro asientos y control remoto, supongo que ya estaría programado, era de un blanco y azul metalizado. Nos bajamos de los Avespeeds, Husky le encantó volver a tocar el suelo, tanto que estuvo un rato rodando por él, Natu y yo nos miramos y nos reímos al ver la escena.
-Supongo que aquí nos despedimos, Raúl. -dijo ella con tono triste.
-Es un hasta luego, diría yo. -dijo Husky sonriendo y acercándose.
-Exacto, recuerda que te lo prometí.
-Pues... hasta luego, te esperaré.
Los tres sonreímos, y después Husky y yo nos pusimos en camino hacia la puerta de la nave, una vez en ella le dije:
-Hasta luego. - le dije haciendo un gesto de despedida con la mano, ella me hizo el mismo gesto entonces Husky y yo subimos, una vez allí nos sentamos en los asientos, yo en el de conductor y él en el de copiloto, entonces le di al botón de arrancar y como la nave tenía programado la ruta me relaje. La nave despego y empezó a moverse en dirección a "El Mundo de la Luz". Muchos guardianes resultaron heridos y también hubo muchos muertos, eso me puso triste, pero, tengo que vivir y
hacerme fuerte para poder cumplir mi promesa, tengo que salvar a Natu...

"Bueno este es el final espero que os haya gustado, de momento no escribiré más de esto dado que aunque tenga vacaciones, tengo algunas cosas que hacer... pero puede que en un futuro cercano lo haga, así supongo que será un "hasta luego"  en cuanto a entradas de blog, pero seguiré subiendo mis dibujos sobre ello no lo dudéis nunca"
¡HASTA LUEGO!

La Historia de Raúl (Capitulo 8: Gran aventura a través del bosque)

"Buenas!! Como se puede preciar esto ya no es un adelanto(si antes lo era), si no que como he terminado el capitulo y esta todo listo no tiene sentido que se llame adelanto (lo tenía antes poco, pues ahora menos) bueno hice el adelanto porque veía que pasaban los días y veía que no conseguía terminarlo y vque había pasado mucho desde el 7 así que hice el adelanto (en resumen ese día me aburría). Tengo que decir que la historia se me ha demorado un poco más y al final hay capítulo 9 (para suerte de algunas y desgracia de otros, seguro que existen esos otros, siempre los hay) pero prometo que el 9 es el último y cuando lo termine y publique, probablemente no haré más entradas de esto, bueno a lo mejor me da por hacer algo... bueno puede que lo haga, no sé depende si os gustaría que lo hiciese u os da igual, es que para hacer una entrada que no lea nadie, eso si que no tiene sentido... Bueno me calló ya y os dejó la historia..."

Husky abrió poco a poco los ojos, se levantó aturdido, por lo que sacudió la cabeza para despejarse se giró para mirarme y dijo extrañado:
-¿Qué ha pasado?
-No sé…
-Me habían herido, estaba en el suelo sangrando sentía dolor… de repente he sentido como una luz calidad y agradable me rodeaba y el dolor se ha ido… y aquí estoy ¿Qué has hecho?
-Yo… - empecé a decir atónito y asustado. -yo quería salvarte, estaba triste, te abracé cerrando las manos fuertemente, entonces… entonces sentí una fuerza en ellas, las extendí… brillaron y…
-Para Raúl  -me dijo con voz tranquilizadora. –Será mejor que dejemos eso hasta que estemos en un lugar seguro…
-Pero Husky yo solo quiero decirte que no quiero que me mires como a un bicho raro, sé que haya hecho esto no es normal… ya sabes estos poderes solo se desarrollan después del “Cambio” además no quiero que se lo digas a nadie…
-¡Pero Raúl! Es algo raro, debemos decírselo a tu madre aunque sea…
-Yo se lo diré a ella y puede que a mi hermana pero a nadie más, la gente no suele tomarse muy bien lo que es raro o distinto… -dije un poco distante y me puse serio, me levante y dije: -De todas maneras será mejor que no vayamos ya quiero irme a casa.
Empecé a andar de manera segura y decidida, Husky corrió a mi lado, me miro a los  ojos y empezamos ha andar de forma segura y atenta por aquel marchito bosque.
El bosque estaba silencioso y me producía una sensación de incomodidad enorme, Husky y yo íbamos fijándonos en todo lo que no rodeaba, prestábamos atención a cualquier rama, arbusto, tronco de árbol, buscando algo, cualquier cosa, cualquier signo de vida, pero, no había nada y eso me asustaba más, no se por el hecho de que había monstruosas criaturas por este bosque o por el hecho de que en cualquier momento podría volver a precipitarse una Sombrar sobre nosotros, no se cual me daba mas miedo. Decidí hablar para quitarme la mala sensación pero bajito para que ningún ser cercano me oyera: 
-Husky ¿crees que existen criaturas monstruosas por aquí ? 
-No sé, todo esta tan silencioso que de miedo. -me respondió igual de bajito.
Entonces la zona que estaba a nuestra derecha empezó a revivir, a los arbustos le empezaron a salir hojas y flores, los trocos de los árboles se pusieron rectos y de ella empezaron a crecer ramas nuevas y las viejas se enderezaron y recuperaron se color  marrón verdoso sustituyendo al negro carbonizado que tenían, y de estas rama empezaron a salir hojas y flores, algunas flores se convirtieron en frutos; este extraño fenómeno se fue extendiendo delante de nosotros.
Los dos estábamos estupefactos, lo que estaba pasando, ¿Cómo podía estar pasando esto? Oímos un ruido que venía de uno de los arbustos que acababan de nacer, y de él salió una niña de cabellos rubios pero con algunos mechones de pelo verdes, tendría  mi edad más o menos, le sangraba el brazo,  andaba pesadamente, al parecer no se dio cuenta de nuestra presencia, según avanzaba el fenómeno avanzaba con ella, ando hasta delante nuestro y se desplomó. Husky y yo nos miramos desconcertados y le dije:
-Deberíamos ayudarla.
-Sí… pero esa chica es muy rara, además es un Oscuritez.
-¿Un Oscuritez creando vida? Mira a su alrededor.
-Bueno sí, pero es chica me da muy mala espina… -empecé a andar sin escuchar a Husky. -Raúl. -me llamó pero seguí avanzando. -¡Raúl! - me di la vuelta y le dije:
-Está herida, tenemos que ayudarla, el resto da igual.
-¿Tenemos? Y como que el resto da igual ¿y si luego nos ataca?
-Si la ayudamos no nos atacará, me lo dice mi instinto.
-La última vez tu instinto nos tiro por un precipicio.
-Pero no hemos acabado tan mal, ¿no?
Husky movió la cabeza dudoso y al final decidió seguirme para ayudar a esa chica.  Nos arrodillamos junto a ella, le cogí el brazo y examine la herida: tenia desgarrada la parte superior del antebrazo.
-¡Husky mira! -dije señalando a la herida del antebrazo. -Tiene la carne desgarrada como tú antes.- y añadí con un poco de chulería.- Entonces si es cierto mi instinto estaba en lo cierto, y “tenemos” que ayudarla.
-Puede ser que si…- dijo con tono resignado, pero se puso serio y me preguntó. -¿Vas a intentar curarla de esa forma?
-Sí. - respondí y me dije a mi mismo. -Venga Raúl, si lo has hecho una vez puedes hacerlo otra.
Me senté a su lado, cerré los ojos, extendí mis manos y las puse sobre la herida, y me concentré, intente sentir la misma fuerza en las manos, recordar la sensación que tenía cuando curé a Husky, empecé a sentirla poco a poco, pero de repente, esa fuerza se fue, lo intenté otra vez, me concentre esta vez intenté hacer mas fuerza, pero nada la fuerza se iba cada vez que lo intentaba. Finalmente abrí los ojos, me encontraba un poco agotado y jadeaba.
-¿Qué ha pasado? -me preguntó Husky.
-No sé, cada vez que lo intento cuando ya casi lo tengo se me van las fuerzas. -conteste jadeando.
-Si se ve, parece que vamos a tener que curarla a lo tradicional.  -Se sentó a mi lado. -A ver, ¿qué hacemos?
-Así que al final, me vas a ayudar…-le dije burlonamente, me quite el chaleco negro que llevaba puesto. -Y si vamos a curarla a lo tradicional.
-Nos es que halla quitado mis sospechas de que sea peligrosa- dijo con aire indignado y apartando la mirada. - Pero no puedo dejar tirada a una niña herida. - dijo poniéndose al otro lado de la chica, se sentó y me sonrió. 
Yo también sonreí, y me empecé a quitar el chaleco negro, y Husky me dijo burlonamente:
-¿Qué?¿preparándote para operar, doctor?
-Algo así, pensaba que podría usar esto - dije levantando la mano con el chaleco. - para taponar la herida, y usarlo como venda.
-Es una buena idea.
-Lo sé… mmm por lo que parece la herida es reciente, entonces lo más probable es que halla sido una Sombra ¿tú que crees, Husky?
-Que puede que le haya dado una Sombra o un Guardián.-dijo recalcando la palabra “guardián” con un tono importante.
-Uf…- suspiré.- Mira que eres desconfiado, si es peligrosa ya nos las apañaremos. -le dije sonriendo
-¿Ya nos las apañaremos?
-Sí, eso es lo que he dicho. - dije con tono despreocupado mientras acaba de vendarle la herida, solté una risilla y dije. -Si hemos escapado de mi tío podemos escapar de cualquier criatura de aquí. - estaba intentando aparentar se seguridad pero en el fondo tenía un poco de miedo a que esa chica fuera un monstruo aunque de todas maneras no podía dejarla tirada.
-Bueno, se puede decir que hemos escapado de las Sombras y de milagro.
-Pero hemos escapado que es lo que cuenta, no te preocupes no dejaré que te hagan nada.
-Raúl…- me dijo con tono sorprendido, pero sonrió y me dijo feliz: - Gracias amigo.
Yo sonreí también y dije: -De nada amigo.
Me sentía feliz, tenía un amigo alguien en quien confiar, vale que tengo a mi hermana y a la gente del palacio que siempre me trataba muy pero no es lo mismo, Husky era el primer amigo que tenía, recordé que ese día mi madre me iba a la Capital del Reino de la Luz, para que conociera a los demás príncipes e hiciera amigos, recordé que me dijo: “Ya verás mi pequeño como haces algún amigo hoy, es muy importante tener amigos en ellos, puedes confiar, pero claro también tienes que tener cuidado porque algunos amigos no son de verdad y te pueden hacer daño, pero tu siempre se amable y buena persona y ese problema no lo tendrás casi nunca” vi en mis recuerdos la sonrisa de mi madre al decirlo. Es verdad, sentía que en Husky que aunque no lo conociera mucho podía confiar en él.
De repente oímos unos gemidos, en seguida miramos abajo y vimos que era la chica la que gemía y aparte de eso se empezó a mover y lentamente abrió los ojos, unos ojos que eran de un azul cielo tan claro como el cielo del Mundo de la Luz, la chica parpadeo unas cuantas veces atónita, luego se nos quedó mirando a Husky y a mi con una expresión asustada, se incorporo rápidamente y se alejó arrastrándose lo más  rápido que podía, llego hasta un árbol que estaba a una distancia prudencial y apoyó la espalda contra el tronco, y desde allí nos chilló asustada:
-¿Quiénes sois? ¿Que queréis?
 
"Espero que os haya gustado y que os haya generado intriga... Me gustaría que me dierais vuestra opinión y también se aceptan críticas constructivas"
"A y una pregunta: 
 ¿Queréis que haga la entrada de la historia del pasado del Reino de las Sombras? Si es que si dejadme un comentario si os da igual no dejéis na, así de simple"

La desgracia del gatito

Veréis el gato de ocho meses de una amiga de una compañera se ha caído del balcón y se ha roto la cadera y le cobran 500€ por la operación y no la puede pagar, si pudierais prestar un poco de ayuda, os lo agradecería  Hoy en mi colegio hemos recaudado un poco de dinero, pero no el suficiente, mi compañera va ha intentar ha hacer algo mas para recaudar dinero para la operación agradecería cualquier ayuda, seguiré informando....
Os dejo la foto del gato que tiene esta compañera en su Twitter:
https://twitter.com/Hysstteria/status/206788080483581954/photo/1
¡¡¡
Informe de ultima hora!!
Al final se reunió se reunió el dinero necesario y al final lo van a operar, dentro de poco podrá volver a moverse con libertad....
Como veis todo acaba con un final feliz 

Páginas


Subscribe to RSS - Entradas de blog de EMP-Ray en Dibujando